RICOCHET

 

 

 

 

 

 

 

TANGERINE DREAM, 1975

  • Tangerine Dream és sinónimo de electrónica, de música cósmica, de krautrock. Éste es uno de los movimientos musicales más interesantes surgidos en Europa en la segunda mitad del siglo XX. Tras la devastación de las dos guerras mundiales y la aplicación del Plan Marshall la cultura alemana había quedado arrasada. En este contexto Karlheinz Stockhausen, quien venía realizando trabajos experimentales y electrónicos desde los años 50, se convirtió en referente de la música alemana seria. En otros lugares, grupos de música popular como Pink Floyd ya están usando sintetizadores. El krautrock, nacido del mundo underground, fue un intento de crear una nueva música popular alemana basada en la electrónica y la experimentación, aunque tuvo múltiples influencias (jazz, ambient, minimalismo, psicodelia…) y se manifestó de maneras diversas.
  • De la extensa discografía de Tangerine Dream he seleccionado su primer directo (remezclado) por ser más contundente que sus atmosféricos trabajos anteriores. Ricochet suma a los sintetizadores percusiones y guitarra eléctrica, lo que le da un toque de rock progresivo que suma riqueza e intensidad al sonido de su época más clásica.

JOE CAN’T REEL

 

 

 

 

 

 

 

GWENDAL, 1976

  • Eso que luego se llamó world music y que básicamente integraba elementos tradicionales con otras influencias musicales ya era practicado por grupos como Gwendal a principios de los 70. Gwendal añadió a la música celta tradicional, especialmente bretona e irlandesa, otros lenguajes, como el jazz o nuevos instrumentos como el violín eléctrico
  • Mi iniciación a la música folk comenzó con este disco

 

X IN SEARCH OF SPACE

 

 

 

 

 

 

HAWKWIND, 1971

  • Este fue el primer álbum relevante de la banda que impulsó el space rock. Partició como bajista Dave Anderson, de la banda krautrock Amon Düül II, así como el escritor de ciencia ficción Michael Moorcock en las letras de los temas, el poeta Robert Calvert y el artista Barney Bubbles en la portada.
  • Música lisérgica y estimulante

MANTRA

 

 

 

 

 

 

 

TERRY RILEY. L’Infonie (int.) & Walter Boudreau (dir.), 1970 

  • Sólo dos años después de la grabación del propio Riley, el compositor y director Walter Boudreau registraba una nueva versión de In C, a la que llamo Mantra. Boudreau adaptó la obra a las posibilidades del grupo L’Infonie, incluyendo guitarra eléctrica y mucha percusión lo que le da un aire rock vivo y bailable. Como el estudio donde grabaron utilizaba bobinas de 30 minutos la obra se desvanece en el patrón 48
  • Está entre las mejores y más excitantes versiones que se han editado

TINTINYANA

 

 

 

 

 

 

 

DOLLAR BRAND/ABDULAH IBRAHIM, 1988

  • Jazz sudafricano. Cabe subrayar el origen geográfico-emocional de esta música porque tras pasar años en EE.UU. tocando con grandes maestros del jazz, Dollar Brand se convirtió en un africanista y de paso al islam. Este recopilatorio subtitulado The African Recordings recoge los temas desenfadados y el sonido característico que asocio con este fantástico músico
  • Suena a la Ciudad del Cabo imaginada

KÖLN CONCERT

 

 

 

 

 

 

 

 

KEITH JARRET, 1975

  • A Jarret no le gustaba tocar el piano y el órgano eléctricos. Por eso, cuando dejó la banda de Miles Davis, se desquitó tocando el piano acústico, grabando discos y realizando conciertos improvisados en directo. El de Colonia, aunque se encontraba indispuesto y con un piano de inferior calidad al que había solicitado, supuso un gran éxito discográfico.
  • Extraordinaria sucesión de ideas musicales que fluyen relajadamente y alcanzan diversos clímax. Pura fantasía

ALINA

 

 

 

 

 

 

ARVO PÄRT, 1999

  • El disco contiene diversas versiones de las dos obras que contiene,  Für Alina (1976) y Spiegel im Spiegel (1978). El primero inicia el estilo tintinnabulum creado por Arvo Pärt.
  • Minimalista, lenta y meditativa. Partitura despejada en la que cada nota tiene su espacio.

HEART FOOD

 

 

 

 

 

 

 

JUDEE SILL, 1973

  • Su discografía es breve como lo fue su vida. Los temas que trataba, la magia, el ocultismo, la teosofía o la religión son peculiares, como lo es su extraña y conmovedora biografía. Judee Sill tenía un talento innato para la música, además de una voz prodigiosa.
  • Heart Food fue su segundo y último álbum, una joya que combina el pop, el folk y la música religiosa.